Conexión, cuerpo, alma, mente.

Y la conexión con el otro/a.

Hoy quería hablar sobre el conflicto emocional que se manifiesta en la piel.

Si se presenta cualquier problema en la epidermis, significa que quizás se está viviendo un conflicto de separación con respecto a los padres, a la familia, a los amigos, a los compañeros de trabajo, etc. Se está sufriendo necesariamente “una falta de contacto”. Este conflicto de separación produce sentimientos de miedo, angustia, sensación de amenaza y problemas nerviosos. Tomando en cuenta que la piel es una gran superficie de protección, es altamente común que refleje nuestros estados emocionales.

Recordemos que cuando existe algún conflicto no resuelto, nuestro cuerpo va a buscar un síntoma para que le prestemos atención y lo solucionemos.

También tenemos que recordar que el inconsciente nos quiere vivos y por tanto como a veces no tiene todos los recursos para solucionar situaciones en las que se siente en peligro, acude al cuerpo para encontrar dicha solución y lo hace, manifestando enfermedades.

Por eso, cuando intentamos curarnos, debemos ir también a la raíz del problema, el motivo por el cuál el cuerpo nos hace experimentar diferentes síntomas.

Así que creo muy importante escuchar al cuerpo, escuchar nuestra alma y que la mente esté atenta para intentar entender qué recurso le falta a nuestro control central (el inconsciente) para solucionar los conflictos que esté viviendo en ese momento.

Recuerda: Conexión cuerpo, alma y mente.

Pero este conflicto de separación me hace pensar también en cómo tratamos a los demás.

Por ejemplo, cuando alguien va a un psicólogo o a cualquier terapeuta, creo muy necesario que encuentre esa comprensión y conexión que quizás no puede hacer ella misma por el momento.

El inconsciente no entiende de palabras, entiende de símbolos. El inconsciente vive siempre en el presente, todo ocurre en el presente, no entiende de pasado ni futuro.

Por tanto, da igual que le digas a alguien que no está haciendo las cosas bien y que en consecuencia las tiene que hacer de diferente forma. Eso  no crea conexiones, no crea recursos, el inconsciente sigue igual y la persona sólo vive una experiencia más de desconexión porque vuelve a sentir que nadie la comprende.

Por tanto, mi recomendación para esas personas que tienen en sus manos la salud mental de otras, es que por favor, tratemos a los demás con comprensión. Que una persona sepa como gestionar un conflicto, no significa que la otra también.

Todo necesita un proceso y la creación de recursos desde la comprensión es mucho más fácil que desde la imposición.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.