Amando desde el amor y no del miedo.

Hoy estaba pensando que en realidad el discurso feminista está bien entendido para aquellos que les guste entender y sobretodo ponerse en la piel de las mujeres.

Pero creo que se habla mucho de lo que hacen mal los hombres y quizás también podríamos hablar de lo que hacen bien, porque creo que se habla poco.

Lo que está claro es que cuando una actitud roza lo machista, eso aniquila el amor y parece que algo tan fácil de entender, cuesta de integrar en la vida diaria.

Siempre me he preguntado cuando una relación pasa a ser infeliz por culpa del machismo?. Aunque a veces, ese machismo también viene desde el lado femenino, es decir, la mujer espera del hombre que se comporte como un macho dominante y anula de una forma u otra la personalidad única que tiene cada persona.

Pero me gustaría recoger ciertas actitudes que ayuden a una mujer a valorar lo que hace el hombre y que así también ese hombre, nunca traspase el límite en el que el machismo destroza cualquier tipo de relación.

Y aunque a ciertas feministas valorar lo que hace bien un hombre les rechine porque opinan que es su obligación, para mí,  valorar lo positivo siempre es mucho mejor que enfocarse en lo negativo.

Me gustaría tratar algunos ejemplos;

¿Cómo ser atento, sin parecer que le quitas espacio? –> Quizás simplemente, preguntándolo. Llegando a acuerdos.

Hay algo en lo que creo que se debe basar una relación y es la confianza.
Si en realidad quieres esforzarte por esa relación, creo que una premisa básica es la sinceridad, desde el minuto 1.

Claro que eso ya es difícil, quizás solo tengas ganas de estar una noche con una chica o al revés, entonces, porque no decirlo desde el principio? Ser honesto es algo hasta que te puede hacer más interesante. Mentir a alguien es perderle el respeto y eso tarde o temprano, pasa factura.


Si sale mal entonces nadie podrá decir que no se avisó, si sale bien y llega una segunda cita, eso os hará más interesantes y se estará construyendo algo desde la honestidad. Porque creo que la sinceridad es algo que si la cuidas en realidad siempre te ayuda, aunque no lo parezca.


Si la cosa va bien y hay una tercera cita y una cuarta….quizás se tengan cada vez más ganas de estar con la otra persona. Pero aquí también deberíamos entender que quizás la otra persona aunque se sienta igual de feliz que tú, necesita otros tempos.

Y ahí podría entrar otra regla a seguir para no caer en la posesión, esa característica tan común en la conducta machista.

¿Cómo transmitir que te preocupas por ella pero sin llegar a asfixiar? — Quizás simplemente, preguntándolo. Llegando a acuerdos.

Sí, la misma respuesta anterior. Y también añadiría que la misma argumentación.

Pero la cuestión, quizás, reside en algo más profundo y en lo que cualquier relación puede salvarse si se basa en eso.

Sí, hablo del amor. Pero ese amor también debe estar basado en dos pilares fundamentales y son que cada parte integrante de la pareja, tenga una sana autoestima.

Siempre he pensado que cuando has aprendido a amarte a ti misma y lo sabrás porque dejarás de hacerte daño, de juzgarte y de exigirte, por arte de magia, aprenderás también a hacer lo mismo con los demás.

Cuando los dos integrantes de una pareja dejan de hacerse daño a sí mismos, saben que no deben hacérselo al otro y así, paso a paso, van construyendo una relación sólida, basada en el respeto mutuo y la sana comunicación.

El amor no es cursi, es sencillo. El amor no es posesión, es libertad. El amor no es juicio, es comprensión.

Con el amor aprendes, creces, caminas con los zapatos del otro.

Si amas de verdad, es imposible que le hagas daño a tu pareja y una persona ADULTA sabe cuando está haciendo daño al otro, aunque no quiera asumirlo.

Y cuando algo funciona, cuando hay respeto, amor, ternura, porqué no valorarlo como uno de los mayores regalos que nos puede dar la vida?.

Valorar al otro, comprenderlo, apoyarlo, simplemente va a darte mucha más felicidad que la que nunca habías podido imaginar.

Pero si ese otro, no hace lo mismo contigo, sabrás sencillamente, que no te quiere. Alejarse, va a doler, sí, pero te aseguro que duele mucho más dejar pasar los días junto a alguien que tarde o temprano va a acabar haciéndote mucho más daño.

Y recuerda, donde hay amor, no hay miedo. Si sientes miedo en cualquier momento, debes entender definitivamente, que ahí, no hay amor.

Y si te amas a ti misma, con ese amor que cura, no vas a aceptar estar junto a alguien que te daña. Te va a ser imposible. Así, que ámate, respétate, deja de juzgarte, comprende que no eres perfecta, ni lo pretendas ser, viniste a esta vida a ser feliz, a disfrutar del amor, a disfrutar de la vida.

Si te amas a ti misma, vas a alejarte de todo lo que te quite la ilusión, tienes que hacerlo, porque se lo debes a la vida. Ella te da la oportunidad de ser feliz, de sentir lo que es el amor de verdad, el que no duele, así que, no puedes perder ese maravilloso regalo que es el tiempo, esperando a que esa persona que crees que te ama vaya a cambiar o a que te valore, o a que te respete, o a que no te juzgue, porque tú ya no lo haces contigo misma y no puedes permitir que nadie te lo haga a ti.

Así que si quieres, date la oportunidad de ser feliz y emprender el viaje del amor verdadero.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.