Qué hacer antes de los 50, 60, 70…?

Nunca dejes de escuchar a tu niña interior. Hazle caso, solo ella sabe lo que te va a hacer feliz.

Intenta no dejarte llevar por el miedo; miedo a la soledad, miedo a no tener trabajo, miedo a no caer bien… de esos miedos tarde o temprano te vas a arrepentir si dejas que te guíen, primero porque te quitan mucha vida, mucho riesgo, mucha emoción y segundo porque si los intentas evitar, de alguna forma van a volver, con otros nombres, con otras caras, pero van a volver y te van a mirar a los ojos, esperando tu respuesta.

El tiempo pasa, muy rápido, te lo aseguro. Cuando menos te lo esperes, quedarán muchas más cosas en la lista de las aventuras pendientes, de esas que con cierta edad ya no vas a poder hacer.

Deja de sufrir por los demás. Ellos tienen su proyecto vital, tú no eres ni la salvadora ni la heroína de ninguna novela rosa de nadie y mucho menos de una novela de misterio.

Cuando alguien te trate mal, huye de ahí, literalmente, nada ni nadie tiene ninguna justificación para tratarte mal. Defiende a esa niña que eres en tu interior, protéjela de todo eso que la hiere. Solo esa niña tiene el secreto de lo que realmente te hace feliz.

Cuando alguien te mienta, te traicione, mírale con compasión. Probablemente se haya guiado por el miedo. Ese que a ti también te afectó en algún momento de tu vida.

Pero si esa persona con esos actos realmente te ha dañado, a cualquier nivel, haz lo que tengas que hacer, sin mirar atrás.

No te voy a decir que sonrías o llores, ames u odies, haz lo que te apetezca, solo sé libre, sin dañar a nadie. Pero sé quién eres, tengas la edad que tengas y estés en donde sea que estés.

Para eso sirve la vida, para conocerte, para vivirte, sentirte, soñarte…disfruta y ámate a ti misma y con esa información, podrás vivir y compartir tu vida con los demás de una forma más plena. El tiempo sirve para eso, este es el verdadero regalo. Tiempo para estar contigo, tiempo para saber quién eres, qué quieres y con qué sueñas.

Porque llegará un día en que te olvidarás de quién eras y solo te quedará el disfraz que usaste en esos días grises. Te aseguro que a partir de ese día en que ya te sea imposible escuchar a tu niña interior, tu vida va a carecer de algún sentido. Así que, disfruta cada día con ella, cuídala, respétala, ámala y vas a ser joven para siempre.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.