Y ahora qué?

Ya tienes una edad y quizás te has pasado media vida dedicada a los demás.

O quizás no pudiste estudiar lo que hubieras querido.

O quizás entregaste tu vida a alguien que acabó por irse con otra persona.

O quizás te han echado de tu trabajo, ese al que dedicaste miles de horas.

O quizás estás enferma o con depresión. Quizás te cuesta levantarte por la mañana. Quizás crees que ya es tarde para ti.

A dónde vas a ir con tu edad? quién te va a querer?

Quién va a valorar tu trabajo, tu experiencia, tu grado de sabiduría.

Si no tienes ni una carrera o si la tienes, cualquier jovencito o jovencita te da mil patadas en tecnología, en rapidez, en conocimiento.

Quizás tu pareja la prefirió rubia, o más alta o más delgada, o quizás más abierta de mente.

Quizás siempre fuiste un segundo plato o directamente, alguien invisible.

Pero sabes qué? deja que te pregunte; quién está ahí todavía?, quién sigue al pie del cañón?, quién tiene la fortaleza suficiente para seguir adelante con su “mierda” de vida?.

Tú, simple y sencillamente tú.

Si no valieras, si no aportaras algo a este mundo, si no brillaras con luz propia, te aseguro que serías de esas personas que en vez de leer a otra “fracasada” como tú, estarías planeando como joder la vida a los demás. Porque sí, hay personas así, tan egocéntricas, tan oscuras, que se sienten mejor dañando a los demás, de miles de formas distintas, a cuál más original.

Y déjame decirte también que esas personas se sienten mejor que tú. Sí, seguro, esconden su oscuridad detrás de esa superioridad moral que tanto defienden y predican.

Pero si no te quemara algo por dentro, sabiendo que en tu alma hay algo bueno, no estarías buscando a estas horas por la red una forma para brillar más, tengas la edad que tengas, tengas pareja o no, trabajo o no, dinero o no.

Te lo aseguro, no estarías leyendo ésto o cualquier cosa mil veces mejor, porque lo único que quiero es que crezcas, porque, ese es tu propósito, crecer y ser mejor persona y lo sabes, solo hace falta creértelo.

Todas esas cosas que he enumerado antes, lo del trabajo, pareja o dinero, te acuerdas? no es lo que te define, lo que te define es lo que quieres, lo que amas, por lo que luchas, te define la luz de tus ojos, aunque esté marchita, te definen tus arrugas, tu estrías, tu cuerpo magullado pero superviviente en tantas batallas sin sentido.

Te define la forma en que tienes de levantarte, a veces rota, otra con una sonrisa.

Te define la forma en la que sigues abriendo tus brazos a la vida.

Te define como miras a quién está peor que tú.

Te definen tus sueños. Esos son tú, tu alma vive a través de ellos, así que, por muy derrotada que te sientas, nunca dejes que nadie acabe con ellos, tus sueños son los únicos que van a estar ahí cuando abandones este mundo.

Y por cierto, ámate, hazlo como nunca nadie te ha amado antes. Ámate en lo bueno y en lo malo, hasta que la muerte no te separe, si no que te haga inmortal.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.