Significado emocional de los alimentos.

Los alimentos te aportan más de lo que imaginas.

Ayer te recomendaba que hicieses una lista de lo que comías y de las emociones o sensaciones que tenías antes de comer eso que te apetecía tanto.

En la siguiente lista quizás puedas encontrar ese alimento que suelas comer con mayor cantidad y el significado de porqué motivo inconsciente tienes esa necesidad por comer ese tipo de comida en especial.

• ALIMENTOS DULCES: Son la representación de mamá, la necesidad de su amor. El consumo o antojo excesivo de dulce habla de la sensación de falta de cariño, ternura, apoyo o “apapacho” en tu vida. Esta falta de amor o apapacho puede venir de ti mismo o de mamá.

• ALIMENTOS CRUJIENTES: hay algo en tu mente, tus emociones o tu vida que no has terminado “de masticar”, es decir, algún pensamiento, emoción o hecho que no terminas de entender o asimilar y que muy probablemente te cause enojo, resentimiento o frustración. La mandíbula y las muelas son zonas del cuerpo que guardan emociones de ira, enojo y resentimiento.

• ALIMENTOS SALADOS: Representan a papá, la fuerza para ir al mundo que te viene de él. El antojo de cosas saladas habla de falta de diversión, inspiración o motivación en alguna área de tu vida, es decir, “le falta sal o sabor” a tu vida o tu vida no es lo que tú esperabas.

• CHOCOLATE: Representa la necesidad de placer, particularmente placer sexual o sensual (complacer a tus sentidos con un buen masaje, con más sabores en tus comidas, con música agradable, cosas bonitas que ver, etc.) y el deseo inconsciente de volver a enamorarte. También implica una falta de contacto o conexión con tu parte femenina si eres mujer, o masculina si eres hombre.

• ALIMENTOS PICANTES O MUY CONDIMENTADOS: Representan la necesidad de fuego, de pelea, de sacar de mí todo lo que he reprimido durante mucho tiempo, incluyendo mi parte sensual, “picante” y descontrolada.

• CAFÉ, TÉ Y BEBIDAS CALIENTES: Representa el deseo inconsciente de volver al calor de mamá, al útero, a ese espacio de contención y oscuridad. También indica una necesidad de espacio para ti mismo y de tomarte tiempo para calmar tu mente y tus emociones.

• COMIDA FRITA O CON MUCHA GRASA: Representa la sensación de soledad, insatisfacción o falta de protección, particularmente en el área familiar o de pareja. La comida frita o grasosa nos hace sentir pesados, llenos, incluso saturados e indigestos, tal como nos sentimos después de un problema familiar o una discusión de pareja.

• ALIMENTOS ÁCIDOS: Representan un estado emocional o situación de vida relacionada con algo o alguien “ácido”, algo que está “echado a perder” en tu vida, que ya no te sabe bien y que incluso te trae malos recuerdos.

• ALIMENTOS AMARGOS: Comemos cosas amargas cuando nos quedamos atascados en alguna situación del pasado o en alguna relación que nos “amarga la vida”, o cuando no podemos encontrar nada positivo en nosotros o en lo que nos sucede.

• CARNES BLANCAS: En general, las carnes blancas simbolizan la independencia o liberación de los lazos de sangre, es decir, de los programas de tu árbol genealógico y de tus ancestros.

• CARNES ROJAS: Representan una necesidad inconsciente de sentir que tienes poder o superioridad sobre algo o alguien, así como miedo inconsciente a dejar de existir o a no poder sobrevivir a nivel físico y/o material.

• EMBUTIDOS: Representan una necesidad o deseo inconsciente de querer transformar a tu familia o de “conservar los restos” que quedan de ella.

• FRUTAS: Simbolizan los frutos de la vida, la capacidad de prosperar, de ir hacia adelante y de obtener lo que necesitas en cada momento. Un exceso de consumo habla de un deseo inconsciente de querer que mamá te vea y vea a papá “con buenos ojos”, que se te reconozca como el “dulce fruto” de la unión de ambos.

• LÁCTEOS: La leche es el símbolo de mamá y de los temas relacionados con la maternidad. Representa la necesidad de sentir cerca a tu madre o al aspecto de tu ser que es amoroso, que te nutre, te cuida, te educa y te acepta tal como eres.

• VERDURAS: Simbolizan nuestra conexión con la tierra, con lo que es natural y espacioso y con lo que sentimos más vivo dentro de nosotros. La negación o resistencia a comer verduras simboliza nuestra incapacidad para utilizar nuestros recursos y herramientas, de echar raíces en cualquier lugar.

• CARBOHIDRATOS: Representan la unión familiar, la comodidad y la seguridad de estar en grupo o en masa, de sentirse acompañado, protegido y cubierto en todas tus necesidades y de conectar con el clan familiar. El exceso en el consumo o antojo de carbohidratos (particularmente de pan, galletas y repostería) habla de personas a las que no les gusta o no quieren salir de su zona de comodidad.

• CEREALES Y SEMILLAS: Simbolizan las bondades de la Tierra, la abundancia y el crecimiento. Representan nuestras intenciones, aquello que sembramos y que cosecharemos en el tiempo y que más tarde llamaremos “karma”. Un exceso de consumo o antojo de cereales habla de nuestra incapacidad para convertir los obstáculos en “tierra fértil”.

• AGUA: El agua es el símbolo principal de mamá, del útero y la vida que se forma dentro de él. Si el agua es vida y la vida nos viene de mamá, significa que tu resistencia a tomar agua proviene de tu resistencia a tomar la vida que mamá te dio, esto es, a aceptar a tu madre tal como es y a amar y agradecer de corazón el simple hecho de que ella te haya dado la vida.

• LEGUMBRES: Simbolizan la capacidad de guardar reservas (emocionales, económicas, intelectuales, etc.) y de usarlas en el tiempo y forma más adecuados para nuestro crecimiento. El exceso en el consumo o antojo de legumbres puede representar la sensación de estar “en modo reserva”.

• ALCOHOL: Simboliza memorias de conflictos con mamá, bien porque fue una madre tóxica, o bien una madre ausente a nivel emocional, así como la búsqueda inconsciente de papá (la fuerza para ir hacia adelante en la vida); es la negación a ser un adulto a cambio de seguir siendo un niño irresponsable.

No sé si te habrás dado cuenta que muchos alimentos tienen mucho que ver con la necesidad de amor de papá o mamá.

Si ese es tu caso, aceptar a tus padres, es aceptarte a ti y paso a paso ir sanando muchas heridas que quizás no sabías ni que tenías.

Mirarte con amor, mimarte con amor, aceptarte, dejarte de juzgar para vivir más en paz contigo misma y sanar las heridas que todos tenemos.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.