Mi Ley de la Atracción

Foto de David Bartus

Hoy escuché a un chico en un vídeo de YouTube en el que se lamentaba que él creía en la Ley de la Atracción y que aunque se sabía la mayoría de técnicas, durante más de 14 años su vida no había mejorado.

Quería que su vida fuera mejor, porque la que tenía no le gustaba.

Desde la más absoluta humildad, creo que lo que la Ley de la Atracción dice es que sencillamente, atraes lo que sientes.

Si sientes que no te gusta tu vida, solo vas a atraer más momentos en los que tu vida no te guste.

Entiendo que si estás viviendo una vida en la que te falte amor, o salud o abundancia financiera, sea difícil de que te pueda gustar. Lo entiendo perfectamente, porque yo lo he vivido así durante muchos años.

Pero cómo se puede hacer para que te pueda gustar si la situación que estás viviendo no es la que deseas?.

No es fácil, en absoluto. Es más bien díficíl, pero no es imposible.

Se trata de rendirse, dejar de luchar contra esa situación que no quieres. Aceptarla. Aceptar la situación, sea la que sea, aunque te falte amor y te sientas sola, aunque que te falte dinero, pero tengas comida en la nevera y un techo debajo del que resguardarte o aunque te falte salud, pero estés viva.

Yo me he rendido, porque también me cansé de luchar. Y así lo he entendido, si estoy en lucha, estoy en escasez. Si me esfuerzo es porque creo que no puedo, que no tengo, que me hace falta y por tanto si siento así, que siempre me hace falta, el universo siempre me va a dar más de lo que siento, es decir, escasez.

Está claro que se desea todo lo contrario a eso, pero la vida, mucho más inteligente que nadie en el mundo, nos pone en esa situación para eso, para que nos rindamos. Y aceptemos lo que sea, tengamos lo que tengamos. Si aceptamos esa situación, vamos a vibrar igual que la vida que es la que nos ha traído hasta ahí.

Entonces, no sentirás que te hace falta amor, ni dinero, ni salud. Sentirás paz, la rendición de una guerra que te agotó.

Y si no sientes más ya esa necesidad, la vida no te dará más de eso, sentir necesidad.

Cuando un día te olvides de permanecer en esa vibración y solo te dediques a vivir, con lo que tengas, con lo que seas, sintiendo verdadera gratitud por ello, entonces, la vida, poco a poco, te irá dando eso con lo que estás vibrando, abundancia.

Espero que se entienda, cuando te rindes, no estás en lucha, no estás deseando nada, al contrario, estás en gratitud y la gratitud ya se sabe que vibra en abundancia, por tanto, el universo te va a dar lo que siempre deseaste de forma abundante.

Y sino llega, confía en la vida, no debe ser aún el momento adecuado. Confía en su infinita sabiduría, nos llega cuando estamos preparados.

También entiendo que a esta conclusión solo llegas cuando por algún motivo te rindes y que por mucho que yo o alguien lo explique, es difícil. Se trata de una decisión personal, de un sentimiento libre, al que llegar por el proceso que cada persona debe vivir.

Por eso, hablo desde mi humildad, no pretendo convencer a nadie, solo compartir lo que es para mí la Ley de la Atracción.

En definitiva, dejar de estar en guerra conmigo misma, hablar, sentir y vivir en presente, aceptarme tal como soy, aceptar mis limitaciones y mi situación, para dejar que el Universo me enseñe su infinitud a través de sus milagros.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.