Llueve y todo está bien.

reflejo lluvia
Foto Canva. Foto por Skitherphoto

Llueve en el cielo y en nuestra alma. Pero lo callamos. Callamos palabras, callamos silencios y a veces también callamos gritos.

Pero no voy a hablar de emociones ni de sentimientos. Creo que todos tenemos los que tenemos y sentimos lo que sentimos.

Pero de alguna forma sí que me gustaría hablar sobre los juicios a los demás.

Me pregunto de dónde nos vendrá esa necesidad de juzgar a los demás?, por qué lo hacemos? nos hace sentir mejor quizás?.

Quizás nos hace sentir superiores?. Si emitimos juicios, entonces, nosotros tenemos el poder. Pero el poder sobre quién? sobre esa persona? sobre lo que es o sobre lo que siente?. Creo que no.

Emitir un juicio, solo hace que nos sintamos más lejos de esa persona. Porque además, creo que la mayoría de veces, no sabemos ni de lo que hablamos. No sabemos lo que siente, ni en qué momento de su vida está, ni lo que ha vivido, ni lo que ha sufrido.

Emitimos juicios a la ligera, sin darnos cuenta que eso que acaba de salir por nuestra boca, probablemente, lo único que hará será hacer daño a esa persona.

Y si en vez de disfrutar emitiendo un juicio, buscáramos algo bueno de esa persona y simplemente, se lo dijéramos?. Creo que el resultado sería muy diferente.

Además, por muy mal que nos caiga alguien, en realidad, si nos paramos un poco a observar, vamos a ver que algo bueno tendrá.

Quizás su sonrisa o su forma de decir las cosas o su forma de hacerlas. Quizás sea una persona graciosa o muy trabajadora. Quizás sea una persona cariñosa o bondadosa. Seguro que algo habrá, por pequeño que sea, algo habrá bonito en ella. Y es nuestra elección no dejarnos llevar por eso que no nos gusta o no encontramos bien de ella y enfocarnos en eso que seguro sí tiene de positivo.

Si somos capaces de hacer eso, nuestras ganas de emitir ese juicio, probablemente, van a desaparecer.

Hay un término, “sororidad” muy utilizado hoy en día, se refiere a la hermandad entre mujeres con respecto a las cuestiones sociales de género. Sororidad es un término derivado del latín soror que significa hermana. Es un neologismo empleado para hacer mención a la solidaridad que existe entre mujeres, especialmente, en las sociedades patriarcales.

Para qué buscamos palabras con un bello significado y luego no las acabamos de aplicar?.

Por qué a veces no somos capaces de amar al otro? porque creo que se trata de amor, en definitiva. Por qué siempre acabamos entrando en el juicio? sobretodo entre nosotras, las mujeres. Creo que tenemos que aceptar que así somos, nos criticamos sin cesar unas a otras.

Siempre he pensado que eso los hombres no lo hacen tanto. Sencillamente se ayudan y por eso, se han hecho más fuertes en la historia de la humanidad.

Las mujeres, tenemos que gastar energía, en intentar que no nos afecten los juicios de los demás, si es que no usamos también esa energía en juzgar o opinar sobre como lo haríamos si fuéramos Fulanita o Menganita.

Creo que es necesario aceptar que todos lo hemos hecho. Yo también, muchas veces y he gastado tiempo de mi vida pensando en qué mal o lo hace esta o aquella otra persona. He emitido juicios sin justificación. Cuando no sé nada de su historia. Pero también me lo hicieron a mí y sí, reconozco que aún hoy en día me afecta mucho. Por eso, intento enfocar mi energía en emitir 0 juicios y dedicarme a buscar lo bueno de cada persona.

Eso lo que ha hecho es darme paz. Todo esa emoción que me acababa generando el juicio, ahora se me transforma en calma, tranquilidad. Cada vez menos cosas me afectan y creo que es super importante vivir en calma, cuánto más tiempo mejor, porque precisamente, de tiempo, nadie va sobrado.

Ahora, podéis juzgar mi forma de escribir o de sentir o de pensar. Pero aunque no guste o no sea suficiente, intento esforzarme cada día, con todas mis ganas para ser auténtica, para no ser un simple reflejo de quién soy. Por eso, valoro y lucho para que abrir el corazón y mostrar quién se es en realidad sea algo que le de valor a la persona y no acabe restando.

Y ser como la lluvia, transparente, sanadora. Dejar que nuestra vulnerabilidad sea la que nos muestre al mundo tal como somos.

Porque no hay nada de malo en ello y así dejar de tener miedo a las críticas y a los juicios, siempre injustos. Mostrar quiénes somos sin miedo. Vivir sin miedo, vivir simplemente en paz y amor.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.