El camino de la autoestima.

El camino de la autoestima es un camino largo, pero no es que sea difícil.

Es que es un proceso en el que no tienes que dejar de andar, de crecer, de experimentar. Creo que es muy necesario emprender este camino. Por qué? Pasados los años te das cuenta que tú eres tu máximo amor, contigo te levantas, contigo pasas el día, contigo te vas a dormir, contigo ríes, lloras, tienes miedo, sientes rabia, frustración. Vives tantas cosas contigo y con tu cuerpo que solo a partir de ahí puedes experimentar realmente lo que es la vida.

Amarse a uno mismo se convierte en algo imprescindible para mí. Me he dado cuenta que después de tantos años de luchar contra mi cuerpo, amar a mi cuerpo es lo mejor que me ha podido pasar porque gracias a él, puedo experimentar la vida en todas sus facetas. Por eso le doy las gracias cada día.

El camino que se emprende al amar a tu cuerpo pasa por, primero que nada, perdonarte. Perdonar todas esas agresiones que de una forma u otra le has estado infligiendo y has permitido que los otros también hicieran.

Quizás hayas criticado con palabras tu cuerpo, quizás le hayas puesto a dieta o con duros ejercicios y multitud de veces le has quitado la oportunidad de tratarlo con ternura. Quizás lo hayas tratado mal con sustancias que sabes perfectamente que no son naturales. Y cuando te das cuenta de todo eso te sientes mal. Entiendes que ni tú ni tu cuerpo, merecíais eso, pero luego te das cuenta que todavía estás a tiempo, tienes tiempo de perdonarte, de dejarte de juzgar, de mirarte con amor. Y así empiezas a sentir una sincera gratitud hacia tu cuerpo. Aprendes amarlo un poco más. Aceptarlo tal y como es, no verlo de forma negativa. No ves lo feo. Dejar ir toda la fealdad que creías que tenías. Amarte pasa por tratarte con ternura y cuanto más te tratas con ternura más te das cuenta cuando la gente no lo hace. Y aprendes a que para tratarte con ternura y que la gente haga lo mismo, tienes que empezar a apartarte de esas personas. Personas que no te valoran, que no te respetan, que incluso te pueden llegar a criticar, a juzgar y en casos extremos hasta ser violentos contigo tanto emocional como físicamente.

Si aprendes a quererte de verdad, vas a ver fácilmente cuando alguien no te quiere. Tienes que grabártelo en la mente, en la piel y en tu alma.

Y luego seguir andando en el camino de tu vida…

Seguiré compartiendo mis humildes opiniones, porque de verdad creo que una sana autoestima es imprescindible para que nadie se haga daño a sí mismo y al otro.

Creo que si todos aprendiéramos a mirarnos a nosotros mismos con y desde el amor, miraríamos a los demás de igual forma. Es muy diferente vivir desde la generosidad con uno mismo y a los demás, que vivir desde el miedo.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.