¿De qué tienes hambre?

¿Qué tipo de vacío necesitas tapar?

Ahora que ya sabemos que el inconsciente rige nuestra vida, vamos a hablar un poco del alma.

Me encantaría que de alguna forma aprendieras a mirarte con mucho amor, a dejar afuera los juicios, las autocríticas y los pensamientos negativos hacia ti misma.

A veces nosotras somos nuestras peores jueces y verdugos y aun creyendo que eso nos hace mejorar, yo creo que es todo lo contrario.

Por eso en este espacio, vamos a aprender a mirarnos a nosotras mismas como si mirásemos a esa niña pequeña que no sabe, que lo intenta muchas veces, pero aunque se equivoque, lo único que busca y se merece es amor.

Esa niña eres tú y el amor que necesita es el tuyo.

Sabiendo ésto, vamos a hacer un pequeño ejercicio, pero siempre desde el respeto más profundo hacia nosotras mismas.

Durante un día, vas a anotar en una libreta cada vez que comas, si lo haces porque tienes hambre real (de ese que te gruñe el estómago) o si tienes otro tipo de sensación que te lleva al deseo de comer.

Haz una lista de las emociones previas a ese momento en que vayas a comer. Pero no te prives de comer.

Sólo haz una lista de esa sensación y de lo que comas (o si no lo tienes en casa de lo que te gustaría comer en ese momento).

Te recuerdo, nada de juicios ni críticas hacia esa niña que eres.

Lo bueno sería poder hablar de esa lista de forma individual, pero si no te apetece tener una sesión conmigo, en el próximo post, compartiré una lista de varios alimentos con el significado emocional de cada uno, para ver si los tuyos están ahí y así puedas tener una idea de qué tipo de “vacío” estás necesitando tapar con esa comida.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.