Cree en ti.

No es una opción, es una obligación.

Cada noche les rezo a mis padres, bueno a sus fotos. Siempre que lo hago me los imagino juntos, ahí arriba, mirando cuánto nos queda por aprender.

En ese rato, se lo entrego todo a ellos. El resto del día no hago más que esforzarme para hacer las cosas bien, porque en realidad, no confío en mí ni en mis posibilidades.

Pero hoy me he dado cuenta, cuándo he visto que pocas personas creen en mí o están realmente a mi lado cuánto más los necesito, que la única persona en el mundo que de verdad tiene que estar ahí, SOY YO.

Todo en la vida se nos plantea en un constante reto. Cada día está repleto de decisiones. Y tomamos una u otra en cada una de esas infinitas posibilidades y así vamos trazando nuestro camino.

Es fácil decir, “cree en ti”, cuando en tu pasado la información que has estado recibiendo a cada momento, quizás no era la mejor para ti. Esa información modificó tu vida, consciente o inconscientemente.

Pero ahora, cuando tu camino se va acortando y cerrando, te quedan pocas opciones y quizás la única sea, creer de verdad en ti misma.

Te creas o no esa frase, da igual, lo tienes que hacer.

Pero ¿cómo hacerlo?. Creo que la única forma es amándote, dejándote de juzgar, creyendo incondicionalmente que no hay nada de malo en ti, porque por mucho que a los demás o no les gustes o te digan que tienes que cambiar eso o aquello para que las cosas funcionen, no tienes porqué hacerlo más que si no es que sea algo que tu alma necesite.

Pero no, seguro que te has pasado la vida cambiando cosas para que unos u otros estuvieran contentos.

Seguro que habrás ido a terapia, quizás te haya funcionado, ojalá, pero muy probablemente habrás dejado por el camino, tu dinero y cosas de ti que habrás cambiado porque te dijeron que no eran las “correctas”.

Y claro que podemos y debemos mejorar como personas, arreglar esas parcelas que nos “duelen”, pero lo tenemos que hacer porque nos amamos, no porque no nos amemos tal y como somos.

Creer en una misma, significa confiar en la vida, porque ella te quiere, te mantiene viva que es lo más importante, por tanto, tenemos que ser agradecidas con ella y amarnos de la misma forma que lo hace ella, con luz y buscando la alegría en cada rincón de nuestro día a día.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.