Cómo aprender a ser abundante. 10 claves para ti.

Te mereces ser abundante. Créelo para crearlo.

Ahora que parece que llegan tiempos “difíciles” quizás sea bueno que nos demos un tiempo y cambiemos la perspectiva de lo que parece que va a ser nuestro futuro.

Podemos mirarlo de otra forma, CRISIS “La palabra griega κρισις (krisis = separación) está compuesta con: El verbo κρινειν (krinein = separar, decidir) relacionado con la raíz indoeuropea *krei- (cortar, separar, distinguir). El sufijo griego -σις (-sis) que indica acción como en aciesis, dosis y parálisis.”

Por tanto, podemos cortar con lo “viejo” y “separarnos” de ello para que empiece algo nuevo.

Cada día tenemos una nueva oportunidad de empezar, por lo que si aprendemos e interiorizamos las siguientes leyes, muy probablemente, nuestra vida vaya a cambiar a mejor.

Y por qué? Porque simplemente te lo mereces.

Sólo tienes que creértelo para crearlo.

LAS LEYES SAGRADAS DE LA ABUNDANCIA Y LA PROSPERIDAD

  1. Ley de la Creación

Todo se crea dos veces. Primero en el plano mental, en tu mente. Después en el plano físico. Esto quiere decir que tu vida es el resultado de lo que piensas. Es así para todos los seres humanos, tanto si nos gusta como si no.

2. Ley de la Vibración

Atraes lo que piensas, en función de tus vibraciones, que pueden ser positivas o negativas. Esto significa que atraes abundancia o escasez a tu vida y, además, a las vidas de los que te rodean. Te guste o no. ¿Por qué? En esencia, porque…

Lo semejante atrae lo semejante

3. Ley de Causa y Efecto

No existen las casualidades. Existen las causalidades.

Esta ley se basa en la siguiente idea:

Toda causa tiene su efecto

Todo efecto tiene su causa

En la práctica significa:

Si deseas algo, actúa

Como comprenderás, si no actúas, muy probablemente no consigas lo que deseas.

4. Ley del Equilibrio

Escucha atentamente:

Cada día de tu vida da sin esperar nada a cambio

¿Y dónde está el equilibrio?.

El universo está en equilibrio. Es así por definición. Por ello, si realizas acciones positivas que alteran ese equilibrio, el universo te lo devolverá trayendo a tu vida cosas positivas.

5. Ley del Orden

Normalmente quieres conseguir en tu vida cosas mejores que las que tienes, pero haciendo lo mismo y siendo la misma persona, sin cambiar un ápice. Y eso no puede ser.

¿Por qué?

Es así por las leyes de la abundancia, que dicen:

Primero tienes que SER

Después tienes que HACER

Y finalmente… TENDRÁS

Los problemas de dinero no se solucionan con dinero, sino con SER, HACER y …TENER

6. Ley de la Acción

Lee atentamente:

Sólo puedes tenerlo todo si no estás dispuesto a perderlo todo

Lo que quiere decir es que muchas veces lo que impide que tengas éxito es el miedo a equivocarte.

No olvides nunca que la acción es lo que une los dos planos que existen en el universo: el plano mental y el plano físico. Si en tu mente existe una brillante idea para conseguir un objetivo que te has marcado, entonces es imprescindible que pases a la acción para que esa idea tan fantástica, que pertenece al plano mental, se transforme en una realidad palpable en el plano físico.

Es la única forma de conseguirlo, te guste o no.

7. Ley del Mínimo Esfuerzo

Esta ley afirma que cuando algo se puede hacer de diferentes maneras, la mejor opción siempre es la que implica un menor gasto de energía, es decir, la que conlleva el mínimo esfuerzo.

¿Por qué?

Porque es la opción más eficiente.

Recuerda que no siempre un mayor esfuerzo genera mejores resultados.

En resumen, no se trata de que te mates a trabajar a lo loco. La clave del éxito es que hagas las cosas de la manera más eficiente posible.

8. Ley de los Medios y los Fines

Si haces algo sin pasión, simplemente por el resultado que obtienes, como dinero o prestigio, entonces no atraerás abundancia a tu vida.

Tu verdadera abundancia está en que hagas aquello que realmente te apasiona.

Ahora que ya lo sabes, ponte manos a la obra. Sin excusas.

9. Ley de los Dones

Para garantizar tu éxito no hay nada más efectivo que poner tus dones y talentos al servicio de los demás. Busca un problema que existe en la sociedad y estudia cómo podrías, desde tus dones, ayudar al mundo a solucionar ese problema. En definitiva, pon tu valor al servicio de los demás.

10. Ley del Desapego

Para obtener abundancia y prosperidad en tu vida debes trabajar sin esperar nada a cambio. Sí, me has leído bien. Si haces las cosas con el fin de obtener un determinado resultado es muy probable que éste no llegue nunca.

¿Nunca deseaste algo con fuerza, haciendo todo lo posible para que ocurriese, y al final no conseguiste nada? Estabas trabajando con apego al resultado. A partir de ahora trabaja con el fin de servir, sin esperar nada a cambio y así tendrás más probabilidades de obtener lo que deseas.

Puedes ir implementando en tu día a día estos pequeños cambios en tu actitud que seguro se van a traducir en grandes cambios en tu vida, ya lo verás.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.