Blog

  • El amor y las cajas de regalo.

    Cuando nacemos somos amor puro, sin envoltorios, sin lazos, sin cajas, solo amor, puro amor.

    A medida que vamos creciendo aprendemos a esconder esa luz, ese amor en espacios donde lo sentimos a cierto resguardo, porque en algún momento, a alguien nuestra luz y amor, les cegó y nos hizo daño intentando apagarnos o cambiarnos.

    Nos acostumbramos a eso, guardamos nuestra luz y nuestro amor en una caja de regalo y muchas veces vamos dando un poco de lo que contiene esa caja a ciertas personas cuando sentimos que es seguro y que no van a apagarlo ni a lastimarlo, pero aún así, muchas veces nos equivocamos.

    Aprendemos también a poner bonitas esas cajas de regalo donde guardamos nuestro amor. Hay quienes se preocupan solo que el envoltorio sea bonito para atraer a personas que admiren y deseen su caja y se olvidan de llenar su caja de amor propio y real, pero como tienen un envoltorio bonito, se creen que ese deseo que sienten los demás es amor y con eso va llenando su caja, pero nunca sienten que se acaba de llenar porque ese deseo no es del todo real, ya que es un amor que se guía solo por el envoltorio y cree que solo lo de fuera es el regalo y no lo de dentro.

    Hay quién solo se ocupa de llenar esa caja de conocimientos, de mente, nada de amor porque quizás alguna vez sintió que no le dieron importancia a ese amor, pero eso tampoco funciona porque esa caja se vuelve narcisista, quiere que la admiren por su mente, cuando no se da cuenta que quién mantiene viva la caja son los latidos de su corazón.

    Otros dan todo su amor esperando que se lo devuelvan y llenen así su caja, olvidándose de llenar ellos su propia caja en el presente porque están gastando todo su tiempo en esperar el amor de la otra persona que siempre está en el futuro y nunca en el presente con ella.

    Otros han aprendido a no abrir nunca su caja, no dejando entrar el amor de nadie, ni tan siquiera la luz del sol, pero entonces el amor que tienen ahí guardado se va marchitando, sin luz ni otro amor que lo haga latir. Se pasan la vida quejándose de cualquier cosa para distraer a todos los demás y así que nadie se de cuenta de que en realidad nunca abren su caja.

    Otros esas heridas que tanto les dolieron tanto y siguen doliendo, solo quieren destruir ese amor que tienen dentro de su caja porque se han creído que no eran suficientemente buenos y, por tanto, han llegado a la conclusión que autodestruyéndose van a dejar de sentir ese dolor.

    Otros ni se dan cuenta que su amor es importante porque es sencillamente un regalo y lo van entregando a la primera persona que encuentran porque nunca nadie les dio valor a quiénes eran en realidad, por tanto, ellos tampoco se dan valor y no se sienten regalo, solo se sienten algo de usar y tirar.

    Pero todas esas heridas empezaron porque alguien (con muchas heridas en su corazón también) les hizo creer a esos niños que eran puro amor, que había algo “malo” en ellos y que por tanto o mejoraban o nadie les iba a devolver el amor que ellos daban y todo el mundo nacemos sabiendo en lo más profundo de nuestra alma que SIN AMOR NOS MORIMOS.

    No sé si te sientes identificad@ con alguna de estas “cajas de amor”, hay más para descubrir, pero si quizás algo te ha resonado, ¿sabes cómo dejarían de doler tanto esas heridas, para que así te pudieras sentir como el verdadero regalo que eres?

  • ¿Te han roto el corazón?

    Si te han roto el corazón o quieres sanar algo que sientes que no te deja avanzar, me gustaría presentarte una hoja de ruta que he creado para que sientas que renaces igual que el Ave Fénix.

    Te dejo un pequeño vídeo para que tengas una ligera idea. Puedes preguntarme lo que necesites, además te ofrezco una sesión de valoración totalmente sin compromiso y gratuita para que veas cómo te sientes.

    En mi bio están mis datos por si quieres ponerte en contacto conmigo. Un abrazo grande.

    #desamor #corazonroto #rupturaamorosa #rupturadepareja

  • Sin género

    Creo que vivimos en un país, en una cultura en la que de alguna forma se están invisibilizando ciertas emociones o sentimientos.

    Nos hemos centrado en la mujer, porque sí, venimos de ciertas épocas en las que la mujer sufrió y aún quedan resquicios de ese tipo de conductas.

    Pero eso no significa que nos tengamos que olvidar de lo que sienten o viven algunos #hombres, porque sí, ellos también pueden tener relaciones tóxicas, también sufren y también ven como su vida se puede ver destruida por la conducta de una mujer tóxica.

    Nada tiene que ver esto con machismo o feminismo, espero que lo entiendas así. Se trata de otra cosa.

    Tanto si eres hombre como mujer y has vivido alguna relación así es porque igual tienes alguna herida de la infancia que no has mirado.

    Pero por desgracia, estamos normalizando el “sufrimiento” femenino y nos olvidamos que ellos también pueden experimentar exactamente el mismo dolor.

    El problema es que se espera de los hombres que no se muestren débiles, que no expresen lo que sienten, ni muestren su #vulnerabilidad y para eso, no pueden decir muy alto que están con una mujer que les está haciendo daño, porque sí, eso parece que afectaría a su masculinidad, pero en realidad no.

    Si queremos un mundo justo y sano, tenemos que dejar al lado esos #prejuicios que no sirvan para nada, más que para invisibilizar el daño ajeno.

  • ¿Quién soy?

    Hola, en esta ocasión me gustaría que te formularas esta pregunta de tanto en cuando porque siempre va bien :).

    Pero hoy voy a intentar contestar quién soy yo, Eva de 52 años, que empezó hace años a querer ayudar a personas que habían salido de relaciones tóxicas porque sé que duele mucho, pero en ese viaje me di cuenta que la peor relación tóxica la tenía conmigo misma y por eso me gustaría enfocarme en compartir esa idea, la de cambiar el hacernos daño a nosotros mismos por el amor sano.

    No tengo la llave mágica para conseguir eso, es un viaje que cuando lo decidas tomar NUNCA se va a acabar. Yo solo pretendo acompañarte al menos hasta cuando quieras, en ese proceso, el de ENCONTRAR tus propias RESPUESTAS en tu interior, en tu corazón, en tu ALMA, que es la que más sabe, es decir, tú y solo tú, eres quién mejor sabe lo que necesitas, solo que a veces, nuestros miedos no nos permiten ver las respuestas.

    Repito, NO TENGO LA LLAVE MÁGICA, ni pretendo que cambies un ápice de tu esencia, eso sí, creo en el avanzar, aprender, crecer, sentir, amar, SIEMPRE DE FORMA SANA no dejándonos llevar por esos miedos que nos paralizan, pero también comprendo que justo son esos miedos que nos nos dejan ver nuestra propia alma (que es preciosa) y a veces necesitamos tiempo para procesarlo todo.

    Así que, no me extiendo más, espero que eso te explique un poco mejor quién quiero ser, porque como todo ser humano, estoy también en un proceso continuo de crecimiento.

    Un abrazo grande y gracias de verdad por estar aquí.